COACHING NUTRICIONAL PARA NIÑOS (1ª PARTE)

En las últimas décadas, se ha producido un cambio respecto a los hábitos alimentarios (transición nutricional), aumentado el consumo de alimentos ultra procesados, con más azúcares, sales, grasas, frente al consumo reducido de frutas, verduras y grasas saludables. Este hecho unido a otros factores ha aumentado el porcentaje de sobrepeso y obesidad infantil paulatinamente.

La obesidad infantil en España

El estudio PASOS 2019 surge de la necesidad de disponer de evidencia científica actualizada, sobre la realidad del exceso de peso infantil y sus factores determinantes, y señala que la obesidad infantil es una epidemia a nivel mundial que puede condicionar en gran medida la salud física, psicológica y social y el desarrollo de la sociedad en el presente y futuro. Este estudio, amplia el estudio ALADIN del 2015, y lo mejora, teniendo en cuenta la obesidad infantil en población infantil y adolescente (de niños entre 8-16 años), cifrando en un 20,7% de niños, niñas y adolescentes con sobrepeso, y un 14,2% obesidad, lo que suma un 34,9% de exceso de peso. La prevalencia de obesidad infantil medida según el IMC es prácticamente un 10% menor que medida según el coeficiente cintura/altura. Por ello, la Gasol Foundation y el consorcio de grupos de investigación del estudio PASOS alertan de que la epidemia de la obesidad infantil en España puede estar infradiagnosticada si solamente utilizamos como indicador el IMC.

La obesidad infantil aumenta las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes a edades tempranas, así como trastornos del sueño y complicaciones psicológicas y sociales. La evidencia científica muestra que los menores obesos pueden tener una peor imagen de sí mismos/as y expresar sensaciones de inferioridad y rechazo, baja autoestima, ansiedad y aislamiento social.

Factores determinantes de la obesidad y el sobrepeso: el entorno obesogénico

Tanto el sobrepeso como la obesidad son, principalmente, el resultado de un balance negativo entre una dieta inadecuada que aporta un exceso calórico, y el gasto reducido de energía debidos a un estilo de vida sedentario y sin actividad física.

Los principales factores determinantes son:

  • Hábitos de alimentación (dieta excesiva en calorías y pobre nutricionalmente)
  • Sedentarismo
  • Excesivo tiempo frente a las pantallas
  • Actividad física
  • Hábitos de sueño
  • Emociones mal gestionadas o descontroladas
  • El marketing, la publicidad y las ofertas de alimentos poco nutritivos
  • Educación
  • Ambiente escolar
  • Escasos espacios para jugar o practicar deporte seguros y accesibles.
  • El uso del automóvil o el transporte público para pequeños desplazamientos.

Todos estos factores implican que los niños y niñas crezcan en un ambiente obesogénico. Es lo que la OMS define como un entorno que favorece la ingesta calórica elevada y el sedentarismo.

Consecuencias de la obesidad infantil

La obesidad infantil aumenta las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes a edades tempranas, así como trastornos del sueño y complicaciones psicológicas y sociales. La evidencia científica muestra que los menores obesos una autoimagen deteriorada, baja autoestima o ansiedad.

A largo plazo, entre un 42% y un 63% de los niños/as que presentan obesidad infantil, presentarán obesidad en la edad adulta. Además, pueden presentar enfermedades vinculadas al exceso de peso como diabetes, cardiopatías, trastornos óseos y musculares, algunos tipos de cáncer, alteraciones del estado de ánimo y discapacidad.

Coaching nutricional para combatir la Obesidad Infantil

Por todos estos motivos, se hace necesario que nutricionistas y padres trabajen conjuntamente, para mejorar la alimentación de los más pequeños de la casa. En este sentido el coaching nutricional nos ofrece herramientas eficaces para trabajar con nuestros hijos, y conseguir cambios positivos en su forma de alimentarse.

Yolanda Fleta y Jaime Giménez dietistas-nutricionistas son los fundadores de la empresa pionera en coaching nutricional  Nutritional Coaching, Experts en nutrició®. Desde el año 2008, se dedican al asesoramiento y formación. En su libro «Haz que tu dieta funcione» describen el coaching nutricional como: “un proceso a través del cual, el paciente identifica y vence sus obstáculos, crea el entorno adecuado y adopta la actitud y la determinación necesarias para conseguir el cambio en su alimentación, logrando mejorar otros aspectos de su persona y de su estilo de vida.

Existen varios estudios que avalan los resultados positivos que aporta el coaching a la nutrición y a la prevención de enfermedades crónicas.

–        El coaching ayuda a mejorar los hábitos perjudiciales o factores que predisponen a desarrollar un cáncer, como puede ser la dieta, el tabaco, el alcohol, el estrés, etc).

–        El coaching es una herramienta eficaz en la pérdida de peso.

–        El coaching reduce en los pacientes diabéticos los niveles de HbA1 y, aumenta la adherencia a la medicación recomendada, dieta y ejercicio físico. Además, el coaching ayuda a la pérdida de peso en diabéticos.

–        El coaching combinado con terapia psicológica disminuye los síntomas de la depresión de forma más efectiva que en pacientes que sólo han recibido tratamiento psicológico sin coaching.

–        El coaching previene las enfermedades cardiovasculares mediante la modificación de hábitos dietéticos.

–        El coaching reduce el estrés.

–             El coaching mejora los hábitos dietéticos como el consumo de frutas y verduras, disminución de la ingesta de sodio, la ingestión de grasas no saludables, etc.

–             El coaching reduce el número de hospitalizaciones

–        La diferencia entre una consulta clásica y una que incorpora el coaching es que en el coaching nutricional tiene en cuenta que las necesidades dietéticas son únicas para cada persona y tiene en cuenta que no sólo los hábitos alimentarios sino emociones, circunstancias, incluso la personalidad.

En general, el coaching nutricional modifica los hábitos dietéticos no saludables. El dietista-nutricionista no sólo prescribe pautas dietéticas, sino que a través de preguntas, herramientas y recursos ayuda al paciente a realizar cambios cognitivos y conductuales que aumentarán la adherencia del paciente al tratamiento que le ayudarán a que sus cambios dietéticos sean perdurables en el tiempo.

La alimentación dentro de casa

 A COMER SANO SE APRENDE. Y por tanto, forma parte de nuestra tarea como padres, ocuparnos de que aprendan a alimentarse de forma consciente y saludable. Enseñar hábitos de alimentación no es competencia del colegio o del comedor escolar. Y hasta que llegue el día en que la nutrición se convierta en una actividad extraescolar, como ir a inglés o a música, nos corresponde a nosotros como PADRES, hacernos cargo de esta labor tan importante y también difícil, y que influirá en la salud de nuestros hijos en el presente y en el futuro.

La impotencia que sentimos como padres cuando nuestros hijos no comen de forma correcta, nos hace a veces tomar el camino fácil . Elegimos opciones que creemos más rápidas pero que suelen ser menos saludables para salir del paso.

Aunque todos sabemos la teoría y las recomendaciones que debemos seguir a la hora de elegir alimentos para nuestros hijos, el ritmo ajetreado de vida, ir siempre a «contrarreloj», el «no tengo tiempo», el estrés, las preocupaciones, las comparaciones con lo que hacen otros padres, el elegir ir en coche a todos lados para «adelantar» en vez de pasear, los estímulos publicitarios a los que estamos sometidos de forma constante, y la mayoría de las veces subliminal,  hace que sin darnos cuenta padres y niños estemos entrando en una espiral que nos hace creer que el momento de comer de los niños es una transición y debe ser ultra-rápido y fácil.

 La mayoría de mis pacientes con sus hijos pequeños me comentan en consulta que el momento de de comer a mediodía es el más estresante para ellos, y que ni siquiera se sientan, sino que preparan la comida de pie, friegan y recogen mientras picotean y dan de comer a sus hijos en el menor tiempo posible.

Sin embargo, el momento de la comida debería ser un RITUAL SAGRADO en cada casa y cada familia debería reunirse en ese momento para comunicarnos y compartir no sólo los alimentos sino sus experiencias diarias de forma relajada y consciente, sin tele, sin móvil, sin distracciones centrados en alimentarnos y desconectar del mundo exterior.  

Coaching nutricional

Coaching en casa

El coaching nutricional puede ayudarnos como padres a dirigir el cambio de hábitos en nuestros hijos ofreciéndonos no solo pautas nutricionales sino técnicas y recursos para aplicar en la rutina diaria. Se trata de una disciplina eficaz y una filosofía de vida que nos reforzará para cambiar hábitos nocivos que nos perjudican, y al mismo tiempo mejorará la relación con nuestros hijos.

            Los principios del coaching nutricional son:

  • Tomar consciencia.
  • Asumir la responsabilidad
  • Tener confianza
  • Orientarse a soluciones

1. Tomar consciencia

Es uno de los principios fundamentales del coaching nutricional, es el primer paso para CAMBIAR Los padres necesitamos ser conscientes de cómo es nuestra alimentación y también de cómo podemos influir para cambiarla. El cambio comienza PRIMERO en nosotros como padres para poder transmitirle a nuestros hijos nuevos paradigmas con nuestro ejemplo.

«LO QUE HACES HABLA TAN FUERTE QUE NO PUEDO ESCUCHAR LO QUE ME DICES»


RALF WALDO EMERSON

En la consulta del dietista-nutricionista se trabaja analizando que factores nos están impidiendo dar pasos hasta nuestro objetivo de alimentarnos de forma saludable, también los factores que pueden ayudarnos a mejorar, se trabaja la motivación y la autoeficacia. El dietista-nutricionista se convierte en un guía familiar para orientarnos hacia herramientas y soluciones a lo largo de todo el proceso de cambio de hábitos.

Mediante preguntas y escucha activa, el dietista-nutricionista hará reflexionar a padres y niños, reforzando sus recursos y posibilidades para alcanzar la meta de enseñar a comer más saludable.

2. Asumir la responsabilidad

TÚ como padre eres el responsable de tu cambio nutricional y el de tus hijos, y tu éxito dependerá de que te centres en tu zona de influencia, es decir, en lo que tú puedes controlar, que depende de ti Si te centras en el entorno que te rodea, perderás la determinación y convicción de continuar y creeras, que no puedes conseguir tu objetivo. Para ello tienes que ser muy CONSCIENTE, de cómo puedes influir en la alimentación de tus hijos y de los factores que dependen de ti. Tus hijos participarán en el cambio y decidirán lo que les gusta, pero TÚ serás el encargado de guiarles y ofrecerles opciones saludables sin obligarles, de forma que se impliquen y acaben integrando hábitos nuevos en su rutina diaria.

Tus responsabilidades como padre y educador en alimentación saludable son:

  • Escoger los alimentos que esté al alcance del niño, en despensa, en nevera, a la vista en la mesa, en el almuerzo del cole, en la merienda para llevar.
  • Planificar las comidas con antelación para que estén preparadas cuando llegueis a casa,
  • Establecer un horario habitual de comidas, un entorno agradable, tranquilo y relajado sin tele, sin móvil.
  • Hacerles partícipes del momento de comer: seleccionando los alimentos, elaborando el menú, cocinando, poniendo la mesa, y aprendiendo porque hay que comer alimentos sanos.
  • Estar ATENTOS a sus necesidades y compartir nuestro tiempo con ellos, nos ayudará a comprenderles mejor y a crear nuestras propias herramientas de educación nutricional.
coaching nutricional

3. Tener confianza

Es primordial para avanzar en la alimentación de tus hijos, comprometerte para hacer posible el cambio de alimentación. El camino no será fácil y encontrarás obstáculos. El coaching nutricional te ofrece estrategias para afrontar las barreras y sacar partido de los altibajos.

  4. Orientarte a soluciones

Tu actitud como padre y orientador debe ser proactiva, segura, influyente, y resiliente, es decir, tendrás que ser capaz de volver a empezar las veces que sean necesarias, y aprender de todas las situaciones o problemas que vayan surgiendo en el día a día, orientándote a soluciones sin perder el «norte de la alimentación saludable». SEGUIR ADELANTE SIEMPRE, AUNQUE LOS PASOS SEAN PEQUEÑOS. Muchos pasos pequeños te acercarán a tu objetivo. La improvisación, la creatividad y la flexibilidad te ayudarán a avanzar y a no rendirte en la educación nutricional de tus hijos.

HERRAMIENTAS DE COACHING NUTRICIONAL PARA NIÑOS

Dos herramientas que nos ofrece el coaching nutricional para trabajar en casa con nuestros hijos son las «Rueda de la Alimentación saludable» y » El plato saludable».

Estas herramientas pueden convertirse en nuestros juegos de mesa de los domingos y nos ayudan a reflexionar a nosotros como padre sobre lo que tenemos que mejorar en nuestra alimentación, al mismo tiempo que nuestros hijos se divierten y aprenden jugando.

La Rueda de la Alimentación saludable para niños

Invita a tus hijos a dibujar una rueda y dividirla en tantas partes como áreas de la alimentación quieras analizar con ellos. Es interesante que cada niño dibuje su rueda y la rellene y decore, con los colores que elija.

El juego de la rueda consiste en puntuar cada factor determinante de una alimentación saludable, del 1 al 10, siendo el centro el 0.

Los factores a evaluar pueden ser:

  • Desayunos y meriendas saludables.
  • Descanso
  • Ejercicio físico
  • Al cole andando
  • Uso de pantallas
  • Tiempo de parque
  • Actividad física
  • Gestión de emociones
  • Comida grasienta y rápida (bollería industrial, pizzas, hamburguesas procesadas).
  • Refrescos con burbujas y azúcar
  • Consumo de fruta y verduras
  • Comer consciente
  • Poner la mesa
  • Diseño de menús/Cocinar

Pídeles que escriban cada factor al lado de la rueda y que le pongan nota según ellos creen que se puede mejorar. Para ello puedes aprovechar para explicarle como sería la situación ideal, es decir, el 10. Por ejemplo, un 10 en comer frutas y verduras serían 5 raciones diarias, un 10 en descanso sería de 8 a 10 horas diarias,etc.

El plato saludable

Existen varios formatos de plato saludable para descargar online. Con mis hijos y en consulta con niños me gusta trabajar el NUTRIPLATO (adaptación del plato de Harvard), porque tiene alimentos dibujados y colores muy vivos. El Método NUTRIPLATO es un plato real acompañado de una completa guía que te explica cómo utilizarlo, ideados por expertos en nutrición de Nestlé y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

coaching nutricional


Nutriplato (Pincha en la imagen para más información)

Este plato les ayudará a ser conscientes de que alimentos está comiendo, y a diferenciar si son verduras, frutas, cereales, o alimentos proteicos (legumbres, carne, pescado, huevos). Incluso puedes invitarles a que se sirvan ellos la comida distribuyendo en cada zona VERDE, ROJA O AMARILLA del plato el alimento que corresponde. Además, el plato incluye beber agua, comer fruta y realizar actividad física. También les puede ayuda a medir la cantidad que necesitan según su apetito o hambre real.

La educación nutricional e tus hijos es un proceso continuo de cambio que requiere desarrollar habilidades comunicativas y pedagógicas, para aplicar en casa y en el cole, y que junto con la Alimentación consciente les ayudarán a crear hábitos saludables para toda la vida que mejorarán su salud, su autoestima y su forma de relacionarse consigo mismos y con los demás. EL CAMBIO EN LA ALIMENTACIÓN DE TUS HIJOS DEPENDE DE TI ¿Te unes a la alimentación saludable?

Bibliografía

1.Fleta Y, Giménez J. “Coaching Nutricional: haz que tu dieta funcione”. Barcelona: Random House Mondadori; 2015.

2.Fleta Y, Giménez J. «Coaching nutricional para niños y padres«. Barcelona; Penguin Random House Grupo Editorial;2017.

3.Marques. I. “Coaching nutricional, un camino para conseguir cambios”. Revista española de Nutrición Humana y Dietética. [Revista en Internet]. 2014 [Consultado el 10 de febrero de 2018].

4.Meya-Molina. A, Giménez-Sánchez J. Coaching nutricional como herramienta para la adquisición de hábitos alimentarios preventivos del cáncer. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2013; 18(1), 35-

5.Giménez Sánchez J, Fleta Sánchez Y, Meya Molina A. “Coaching nutricional para la pérdida de peso”. Revista Nutrición Hospitalaria. 2016; 33(1):135-147 (2015)

Raquel Montes

Autor: Raquel Montes, Dietista-Nutricionista (Nº Col: CLM00157)

www.raquelmontes.com / info@raquelmontes.com

¿SON LOS CUMPLEAÑOS DE AHORA SALUDABLES?

cumpleaños saludables

¿Dónde quedaron aquellos cumpleaños saludables? esas fiestas en el patio de casa o en el parque más cercano, donde los verdaderos protagonistas eran los niños. Jugaban sin parar a juegos como el escondite, al juego de la silla o del pañuelo, al pilla-pilla, a la gallinita ciega, a los globos de agua… Algunos cantaban al karaoke (en el que el mejor micrófono era el palo de una fregona), inventaban mil bailes y coreografías y la tarde se pasaba en un abrir y cerrar de ojos. 

Estamos en la era del “pues yo más”. Hemos llegado hasta tal punto, que no sé muy bien si al celebrar un cumpleaños se piensa más en los niños o en los adultos. 

¿Sinceramente creéis que los niños van a recordar aquella comida tan espectacular que pusieron en el cumple de su amigo? o por el contrario, ¿recordarán mucho más la tarde divertida de juegos y risas que pasaron? 

La importancia de la emoción

Todos sabemos que para los niños, la alimentación es algo que pasa desapercibido. Sin embargo, lo que sí es cierto es que durante la infancia hay una especial sensibilidad por todo lo emocional. Seguro que recordáis la ilusión con la que vuestra madre o vuestros hermanos mayores organizaban vuestro cumple. Así como también dirigían cada uno de los juegos que habían preparado con mucha ilusión para vosotros y todos vuestros amigos. 

cumpleaños saludables

Como vimos en el anterior post (Decálogo de hábitos de vida saludable), los niños aprenden por imitación. Y en este caso, su entorno cercano (padres y hermanos), son los que tienen influencia directa sobre ellos. Por esto, es nuestra responsabilidad evitar que asocien fiestas y eventos especiales con alimentación no saludable (comida rápida, ultraprocesada y altamente palatable). Con esto no quiero decir que no pueda haber una deliciosa tarta para celebrarlo, sino que esto sea algo secundario. 

cumpleaños saludables

Es muy importante tener en cuenta que si en clase hay 25 niños, significa que hay 25 fiestas de cumpleaños. Si a esto sumamos los cumples de los amigos de los hermanos, más los amigos de las actividades extraescolares (futbol, gimnasia rítmica, conservatorio…), más los cumpleaños de primos y otros familiares, al final no será algo tan excepcional, sino que prácticamente se repetirá todas las semanas. 

¿Qué podemos hacer? 

Centrarnos en lo emocional.  Es decir, preparar fiestas divertidas que los niños siempre mantengan en el recuerdo por lo bien que lo pasaron, y no por la comida. Y además, conseguiremos cumpleaños más saludables. Aquí os dejo algunas ideas:

  • Gymkana
  • Master Chef saludable
  • Concurso coreográfico
  • Inventar una pequeña obra de teatro
  • Juegos interactivos (puedes leer más en el post «La Tecnología y el sedentarismo infantil»)
  • Hacer manualidades que luego se podrán llevar de recuerdo
  • Juegos tradicionales
  • Fiesta de disfraces 
cumpleaños saludables

¿Y qué hacemos con la piñata? 

El momento piñata es uno de los más esperados y deseados por todos los niños durante un cumpleaños. Pero, ¿qué crees que ocurriría si cuando la piñata se abriera en lugar de caer chuches (algo poco original y que acabarán olvidando) aparecieran pequeños regalitos que podrán llevarse a casa para jugar y así lo recordarán durante más tiempo

Hay miles de regalos que podemos hacer por el mismo precio que una bolsa de chuches: 

  • Mochilas para la merienda del cole
  • Estuches o monederos que pueden pintar ellos mismos
  • Pulseras
  • Pomperos de jabón
  • Tazas
  • Peluches. 

¿Por qué los cumpleaños infantiles se han acabado convirtiendo en una fiesta cargada de azúcares? 

Mientras que antes nuestros padres preparaban ricos bocadillos de jamón con queso y bizcochos caseros para todos los niños, ahora la mayoría de los cumpleaños se acaban celebrando en sitios de comida rápida, o se compran alimentos ultraprocesados de fácil disponibilidad que adquirimos ya preparados en cualquier supermercado (bollería industrial, pizzas, ensaimadas dulces y saladas…). Es cierto que el principal motivo de este cambio es el TIEMPO; el trabajo, las tareas del hogar, las clases extraescolares, los proyectos nuevos en la empresa… acaban restando mucho tiempo. 

Pero ¿y si os digo que se puede preparar una merienda de cumpleaños variada, fácil, rápida y saludable

Te dejamos con un regalito muy especial y elaborado con mucho cariño:
Descarga aquí la Guía completa para organizar un cumpleaños sano y nutritivo elaborado por María Dolores Funes de Clendi y con la colaboración de Cristina Arjona.

Esperamos que os sea muy útil y pongáis en práctica todas estas opciones y si los hacéis nos hará mucha ilusión que nos etiquetéis en redes sociales.


clendi

Autor: María Dolores Funes Caño, Dietista-Nutricionista (Nº Col: AND609)

www.clendi.com / info@clendi.es


LA TECNOLOGÍA Y EL SEDENTARISMO INFANTIL 

tecnologias y sedentarismo infantil

En la actualidad las familias afrontan diversas problemáticas, entre ellas una de las más preocupantes, es el exceso de la tecnología y el sedentarismo infantil. El ejercicio físico es una herramienta muy potente para incentivar el desarrollo social, mental y por supuesto físico en nuestros niños/as.

Por ello, es importante que los padres sean activos, enfocándolo desde una perspectiva más productiva. Los padres deberían habituarse a realizar actividad física de manera regular. Esto es muy importante para los menores, ya que verán que es una costumbre más, como puede ser asearse, lavarse los dientes, comer frutas… Además, desde pequeños al ver a sus padres practicar deporte usualmente, los llevará a tener curiosidad para unirse a esta costumbre lo más temprano posible. 

tecnologias y sedentarismo infantil

Es esencial que todo nazca como algo natural. No hay que forzar esta práctica, sino que él o ella, decida unirse motivado/a por sus padres, los cuales le apoyarán en todo momento. De esta forma, no será para el niño/a una obligación, (motivación extrínseca o amotivación) sino que nacerá de sí mismo, con ilusión y con total apego (motivación intrínseca). Lo cual, le llevará a tener está experiencia durante toda su vida con disciplina y sin demasiado esfuerzo. 

Esa responsabilidad la tienen los padres que serán sus guías, es fundamental su papel. 

EVENTOS SOCIALES

En muchas ocasiones aparecen eventos, cumpleaños, celebraciones de todo tipo, que suelen realizarse en restaurantes de comida rápida. Por lo general, lo debemos evitar en la mayoría de los casos. De no ser así, desde muy pequeños asociarán ir a uno de estos restaurantes de comida rápida con diversión.

Y por otro lado, cuando sean mayores y tengan estrés en sus vidas, como es cambiar de trabajo, cambiar de ciudad, tener problemas personales, esa ansiedad e incertidumbre la terminarán aliviando con este tipo de comida. 

La figura de los padres y la función que decidan ejercer los adultos, es muy importante en estas edades, para favorecer y crear hábitos saludables. Por ejemplo, se podría desarrollar el día del cumpleaños o cualquier evento alrededor de un juego. Algunas ideas pueden ser un juego de rol en el medio natural, juegos tradicionales, o juegos de cooperación con sus compañeros de clase y amigos/ as. Y se puede concluir la celebración elaborando un tentempié de comida saludable. Además, se les puede dar el papel protagonista a los menores, realizándolos ellos/as mismos, como zumos naturales, aperitivos…

sedentarismo infantil
street children’s games in classics. Selective focus. nature.

En estas celebraciones por supuesto deben de implicarse al máximo los adultos. Supervisarán que todo esté adaptado a la edad de los participantes, para que sea más motivante, y todos interactúen socializando con sus iguales. Los juegos que se propongan deberían ser REALES, no contando con juegos virtuales. De esta manera, también apoyamos e incentivamos su integración total en la sociedad, de una manera sana y educada. 

Como podemos comprobar en nuestro día a día, el avance tecnológico, que experimentamos, es exponencial, tanto internet, redes sociales, como avances tecnológicos en cualquier campo. Esto nos lleva a tener una vida más confortable en muchos aspectos. Sin embargo, nos estamos encontrando con una mayor tasa de sedentarismo; lo que deriva en una obesidad infantil alarmante. 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

España se sitúa entre los países de la OCDE, junto con Grecia, Malta e Italia, con mayor porcentaje de sobrepeso infantil y adolescente. Un 35% de los menores entre ocho y dieciséis años, tienen exceso de peso en España. De ellos, el 20,7% sufren sobrepeso, y un 14,2% obesidad. 

Es recomendable reducir y evitar al máximo la comida rápida. Asimismo, no exponer a los niños a la publicidad constante de este tipo de comida. Es muy común que además, vengan acompañados de los regalos que nos realizan al consumir sus productos. Y por otro lado, tener una vida ACTIVA adultos y niños. 

Por supuesto hay que limitar y adaptarse, pero NUNCA PROHIBIR. Esto quiere decir que hay que ser flexible y valorar cada situación. La invitación de un cumpleaños de un amigo/a o la celebración de fin de curso tiene que tomarse con normalidad. Se puede asistir a esas invitaciones. Sin embargo, es bueno que el niño/a sea consciente desde pequeño que comer equilibradamente va a ayudarle a tener más energía y a sentirse mejor consigo mismo.

EL BUEN USO DE LAS TECNOLOGÍAS

También podemos aprovechar la tecnología y utilizarla para nuestro beneficio. En la actualidad, existen multitud de App Móviles, que pueden ser conectadas a través de la Smart TV y poder hacer Ejercicio Físico. Recomendamos como ejemplo FUNESFIT que se puede encontrar en iOS y Android. 

Esto nos ayudará para que en un día lluvioso, con frío o demasiado caluroso, en el mismo salón de nuestra casa podamos realizar actividad física. Se puede practicar con materiales que ocupan un reducido espacio, como gomas, esterilla, pequeñas pesas, step o cuerdas de suspensión. Evitando posibles excusas para practicar dos o tres días semanales en familia. 

Como conclusión el sedentarismo es un hábito nocivo para nuestra salud, entendiéndolo de forma holística; Salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia, según la Organización Mundial de la Salud. 

El Ser Humano, requiere de MOVIMIENTO para estar al 100% de sus facultades y cualidades. Consigamos alimentarnos de manera saludable y ser más activos en nuestro día a día, para que nuestros pequeños, lo vean como algo natural y consigan tener esa costumbre lo más tempranamente posible. Evitemos la obesidad infantil y las posibles enfermedades que conlleva. Realicemos una actividad física regular con una frecuencia de 2 a 4 días por semana, en la cual recomendamos una sesión de unos 50 minutos, adaptada a la edad, condición física, historial médico, y objetivos a conseguir y alimentación equilibrada para sacarnos el máximo rendimiento en nuestras vidas. 

Autor: José Antonio Funes Caño, Lcdo. en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (Nº Col: 54.817)

www.funesfit.com/infofunesfit@gmail.com

DIETA CETOGÉNICA EN LA EPILEPSIA

DIETA CETOGENICA Y EPILEPSIA

La dieta cetogénica ha demostrado ser un buen tratamiento para la epilepsia. La dieta cetogénica es aquella compuesta por un alto porcentaje de grasas (70-90%), y un bajo porcentaje de carbohidratos (1-5%), aportando la cantidad necesaria de proteínas. 

Por otro lado, la epilepsia es una enfermedad cerebral, caracterizada por la aparición de crisis con o sin convulsiones. Es la enfermedad neurológica crónica más frecuente en el mundo (afecta a 65 millones de personas). En España, según la Federación Española de Epilepsia, la sufren aproximadamente 700.000 personas. La mayoría de los casos (se estima que un 80%) aparecen antes de los 12 años.

En un 50% de los casos, la epilepsia no tiene una causa concreta. En el resto de casos, las causas suelen ser factores genéticos, traumatismo craneal, tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares, enfermedades infecciosas como la meningitis, el sida, la encefalitis viral… o como consecuencia de trastornos del desarrollo como autismo. 

Estas crisis epilépticas suelen tratarse con uno o varios fármacos, o con cirugía. Aun así, en ocasiones, aparecen epilepsias farmacorresistentes, lo que significa que los pacientes no responden a los fármacos. Es entonces cuando se prueba con tratamientos alternativos: estimulación del nervio vago, acupuntura, medicina tradicional china, cannabinoides, y la dieta cetogénica. 

LA IMPORTANCIA DE LA ALIMENTACIÓN

En el 461 a.C. Hipócrates (un médico de la Antigua Grecia, que ha aportado numerosos conocimientos a la medicina) observó que el ayuno tenía beneficios sobre la epilepsia.

En estudios posteriores, se observó que tanto el ayuno como las dietas cetogénicas, aumentaban la producción de cuerpos cetónicos a nivel hepático. Éstos se liberaban a la sangre, produciendo un efecto antiepiléptico al llegar al cerebro, en concentraciones que superaban a las habituales. Además, cuando se consumía una pequeña cantidad de azúcar, estos efectos desaparecían, e incluso en ocasiones se producían convulsiones de forma inmediata. 

La eficacia de esta dieta, según estudios publicados después, varía en función del tipo de dieta cetogénica, la edad del paciente y otros factores. Se estima que menos de un 10% de los niños quedan totalmente libres de convulsiones. Pero en un porcentaje mayor se reducen las convulsiones a más de la mitad. Hablamos de un 24% a un 94% de los casos, variando según edad, tipo de dieta…

La eficacia de estas dietas es menor en adultos, que además presentan peor tolerancia y adherencia. 

dieta cetogénica en la epilepsia

¿QUÉ COMER EN LA DIETA CETOGÉNICA?

En las dietas cetogénicas, hay que consumir un elevado porcentaje de grasas (preferiblemente de buena calidad). Aparecen alimentos como el aguacate, los frutos secos, las semillas, el aceite de oliva virgen extra, el aceite de coco…

El consumo de proteínas se basa en pescados azules. Ejemplo de ello son el salmón, las sardinas en aceite de oliva (que además de proteínas, tienen ácidos grasos de buena calidad, como el omega-3). Además del jamón ibérico, los huevos, los quesos curados…

Los carbohidratos, se limitan a una ración de verdura al día, o dos medias raciones en forma de guarniciones, y una ración de fruta. En este tipo de dietas, las harinas, la pasta, el arroz y el pan son prácticamente inexistentes. 

Al consumir estos porcentajes de macronutrientes, a menudo aparecen efectos adversos como diarrea, vómitos, estreñimiento…. Y en un número reducido de ocasiones pueden aparecer pancreatitis o hipercolesterolemia, pero en una menor proporción. 

El seguimiento de estas dietas, tiene que estar siempre controlado por el trabajo conjunto del equipo médico, el equipo de enfermería y dietistas-nutricionistas para la realización de los menús y recomendaciones nutricionales. 

Por todo esto, la dieta cetogénica es considerada un buen tratamiento alternativo a los fármacos cuando se trata de epilepsia farmacorresistente. 

Autor: Julia Revilla García, Dietista-Nutricionista (Nº Col: CYL0197)

www.clinicalamy.es /clinicalamy.nd@gmail.com

¿QUÉ ES LA ALIMENTACIÓN EMOCIONAL?

Nos relacionamos comiendo…reímos comiendo, lloramos comiendo, nos enamoramos comiendo, trabajamos comiendo…la comida siempre está presente en nuestras vidas, en nuestros momentos de alegría, de tristeza, de miedo, de incertidumbre, de nostalgia, de amor. Nuestra alimentación depende y está relacionada con nuestras emociones.

Asociamos recuerdos, personas y emociones a la comida que estábamos comiendo cuando los vivimos o sentimos. Compartimos comida para comunicarnos. Aliviamos nuestro dolor, vacío interno y estrés con la comida. En el S. XXI la comida se ha convertido en la anestesia de nuestra frustración, ansiedad y soledad.

Pero… ¿Somos conscientes de cuándo tenemos hambre real? ¿Somos conscientes de que utilizamos la comida como bálsamo emocional para callar pensamientos negativos, para callar sentimientos prohibidos, para callar nuestras ganas de parar y descansar, para callar nuestro ruido interior, para tapar nuestra necesidad de cambio?

Lara Lombarte y Yolanda Fleta en su libro “Las emociones se sientan a la mesa” dicen que los comedores emocionales son las “personas que recurren a la comida cuando se sienten mal, cuando están estresados, saturados, tristes o aburridos”. Además, nos explica cómo cada emoción nos hace comer de una forma determinada, y que no siempre las emociones negativas nos llevan a comer de forma no saludable, también las emociones positivas nos llevan a comer sin control.

Alimentacion emocional

¿QUÉ ES LA ALIMENTACIÓN EMOCIONAL?

La ALIMENTACIÓN EMOCIONAL se puede definir como el acto de comer ligado a nuestras emociones (tanto positivas como negativas).

Es decir, convertimos la comida en una manera de aliviar nuestro ruido interno, de comunicarnos con nosotros mismos o con nuestro entorno, así como de calmarnos, de sentirnos acompañados o de desconectar.

La alimentación emocional surge como una necesidad imperiosa de comer un alimento, que suele no ser saludable, para llenar un vacío interno o para calmar un exceso de energía por una emoción, como puede ser la rabia, el miedo, estrés, la preocupación, incluso el aburrimiento, aunque también se puede recurrir a los alimentos para calmar estados de euforia en un momento de excesiva alegría.

La mayoría de las veces creemos que sólo comemos para contrarrestar emociones negativas, como la ansiedad, la tristeza, la soledad. Sin embargo, el comer emocional también está relacionado con emociones positivas como la  alegría, en las que usamos la comida para disfrutar, celebrar, compartir, festejar, por ejemplo, en la fiestas navideñas, las vacaciones de verano con amigos y familiares, las reuniones de trabajo de los viernes, las comuniones, las bodas, etc.

PREMIOS Y CASTIGOS

También puede convertirse en un PREMIO, si desde pequeños nos recompensaban con comida cuando terminábamos una tarea, éramos obedientes o sacábamos buenas notas. Desde bebés utilizamos la comida para calmarnos, el bebé relaciona la leche con la protección, calma y el amor de su madre. Desde niños la comida está presente en nuestras vidas, las creencias inconscientes que fijemos en nuestra mente sobre la comida, nos acompañarán a lo largo de los años, y nuestra conducta alimentaria estará interconectada  con nuestras emociones. En este sentido, es muy importante no premiar o castigar a los niños con la comida, así como tampoco darles comida porque han tenido un mal día o para que se relajen. 

Entonces, ¿en qué momento la comida emocional empieza a ser una conducta perjudicial para nosotros?

LA COMIDA COMO GESTIÓN DE NUESTRAS EMOCIONES

Cuando la comida es nuestro único recurso para gestionar nuestras emociones, cuando la usamos como nuestro escondite para sentirnos protegidos, cuando la vida se nos hace cuesta arriba, como si de un antidepresivo o ansiolítico se tratara, o como una forma de «anestesiarnos» de la realidad, nuestra relación comida-emoción se convierte en TÓXICA. 

Para mejorar nuestra forma de relacionarnos con la comida y evitar que la comida se convierta en una adicción, debemos buscar recursos y estrategias para encontrar los motivos que nos llevan a una mala o inadecuada gestión de  la emoción que necesitamos suprimir a través de la comida, siempre con la ayuda de un profesional dietista-nutricionista.

La labor del dietista-nutricionista será ofrecer nuevas opciones de alimentación al paciente para equilibrar sus estados emocionales relacionados con la comida según las circunstancias, y ayudarle a diferenciar entre el hambre real (hambre fisiológica) y el  hambre emocional. En ocasiones, es recomendable que el tratamiento del «hambre emocional», se lleve a cabo de forma interdisciplinar, combinando la consulta del dietista-nutricionista y un psicólogo. En la tabla 1 se muestran las principales diferencias entre el hambre real y emocional.

Alimentación emocional hambre
Tabla 1. Diferencias entre el hambre real y el hambre emocional

Existen varias estrategias para aliviar el hambre emocional: planificación de la lista de la compra y menús, orden en la despensa, alimentación consciente, y tener alimentos saludables para picar cuando empezamos a sentir «antojos».

EL DETECTIVE DE EMOCIONES

Otra herramienta muy útil para trabajar la «alimentación emocional» es el «DETECTIVE DE EMOCIONES». Se trata de planificar el menú saludable semanal anotando en color rojo los alimentos que comemos que no estaban en el menú, y en azul al lado la emoción que estábamos sintiendo en ese momento (ansiedad, tristeza, frustración, aburrimiento). De esta forma observaremos qué emociones afectan más, a nuestra forma de comer, y podremos gestionarlas más fácilmente. Al finalizar la semana, realizaremos el siguiente test (tabla 2) para descifrar los resultados de nuestras notas. Nuestro ritmo acelerado de vida a veces no nos permite indagar en la causa de nuestro malestar. El » DETECTIVE DE EMOCIONES» nos revela información escondida a través de los alimentos que necesitamos ingerir según nuestro estado anímico o emocional.

Reflexiona y contesta las siguientes preguntas:

Test para alimentación emocional
Tabla 2. Test: El detective de emociones

Y tú, ¿Cómo te relacionas con la comida?

Bibliografía:

1. Psiconutrición. Aprende a tener una relación saludable con la comida. Andrades. C; Herrero. G. 1ª Edición. ArcoPress.S.L. 2019

2. Lombarte. L. Las emociones se sientan a la mesa. 1ª Ed. Barcelona: Comanegra; 2017.

3. Roura. N. “¿Es hambre real o hambre emocional?” [Blog en Internet].2016 [Consultado el 10 de marzo de 2018] Disponible en: https://nuriaroura.com/es-hambre-real-o-hambre-emocional/

4. “¿Qué tipo de comedor eres?”. Centro de Nutrición Garaulet. [Blog en Internet].2016 [Consultado el 10 de marzo de 2018] Disponible en: 15/DiversasActividades/Desayunos/MaterialGaraulet/CuestionarioTipoComedor.pdf


Raquel Montes

Autor: Raquel Montes, Dietista-Nutricionista (Nº Col: CLM00157)

www.raquelmontes.com / info@raquelmontes.com

DECÁLOGO DE HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES

Madre e hija comiendo

Comienza un nuevo año, que nos regala 365 nuevas oportunidades de mejorar y hacer nuestra alimentación más saludable. Es por ello que, para hacerte el camino más sencillo, hoy te traemos un regalito, “Decálogo de hábitos de vida saludables”.

1. Disfrutar comiendo sano en familia.

Todos sabemos que la infancia es la etapa en la que se instauran hábitos para toda la vida y tenemos que aprovechar esta oportunidad para inculcar una alimentación saludable desde edades tempranas. Los niños eligen qué, cómo y cuánto comer según lo que ven en su entorno cercano, por eso permite que te vean cada día comer sano y disfrutar con la comida. 

2. Permitir que participen en la compra y elaboración de la comida.

Hacer a los niños partícipes de la elección de alimentos así como de su preparación los hace más receptivos a probar nuevos alimentos y texturas, además conseguimos hacerlos más responsables y conscientes de su alimentación presente y futura.

Lista de la compra para unos hábitos y alimentación saludable
(Pincha en la foto para descargar)

3. Tener siempre alternativas saludables en casa. 

Como hemos comentado, al principio los niños aprenden por imitación. Por mucho que deseemos que consuman fruta no podemos obligarles si en la casa nunca tienen a mano un frutero llamativo y con variedad a su alcance. 

De esta forma, si queremos que los niños tengan una alimentación saludable debemos ser su ejemplo.

Por otra parte, también es muy importante comprender que habrá muchas ocasiones (cumpleaños, fiestas, eventos sociales…) en la que los niños tendrán una gran disponibilidad de alimentos procesados delante y es muy probable que les apetezca probarlos y consumirlos pero esto no debe preocuparnos siempre y cuando los hábitos alimentarios diarios sean adecuados. 

cómo actuar con productos no saludables para unos hábitos y alimentación saludables

Aun así siempre podemos ofrecer alternativas a estos productos. Pincha aquí para ver algunos ejemplos.

4. Ofrecer diferentes texturas y sabores. 

La neofobia alimentaria es un comportamiento característico que suele aparecer en la etapa preescolar (entre los 2-5 años) y se caracteriza por el rechazo a probar nuevos alimentos, especialmente los más amargos como son las verduras. 

Y ante esto, ¿qué podemos hacer? No podemos rendirnos la primera ni la segunda vez que rechacen un alimento, tenemos que armarnos de imaginación y paciencia y ofrecer diferentes texturas, mezclar alimentos que le gustan con otros que le son menos agradables a su paladar, hacer presentaciones más atractivas y llamativas (jugando con los colores y las formas)… Todo ello sin presionar, obligar ni castigar. 

5. Nunca premiar ni castigar con alimentos.

Los premios y castigos con la comida en la infancia hacen que los niños asocien los alimentos como una recompensa a un trabajo bien hecho (“como he terminado todos los deberes a tiempo me merezco un helado”) o a una búsqueda de placer como solución a ciertas situaciones negativas (“he discutido con mi mejor amigo del colegio, y para calmar esta tristeza me tomaré un bollito de chocolate”)

Estas situaciones repetidas en el tiempo acabarán repercutiendo en su vida adulta, de forma que se perderá la capacidad de diferenciar entre hambre real y hambre emocional. 

Sin embargo, si se crea un ambiente agradable sin enfados ni castigos aumentará la probabilidad de que los niños tengan mayor aceptación por ciertos alimentos. 

6. No hablar delante de menores de dietas. 

Como sabemos, los niños son esponjas, su mente está absorbiendo continuamente conocimientos, por lo tanto evitaremos nombrar la palabra dieta en su sentido estricto y lo cambiaremos por aprender a comer sano.

7. Respetar sus señales de hambre-saciedad.

Los niños tienen un mecanismo de autorregulación que les permite adaptar su apetito a las necesidades energéticas de su organismo en cada etapa, es por ello, que debemos permitir que sean ellos los que decidan qué y cuánto quieren comer dentro de una oferta de alimentos saludables. 

Nunca, bajo ningún concepto debemos obligar a los niños a comer ya que cuando insistimos en que coma más de lo que realmente le apetece estamos alterando sus señales innatas de hambre-saciedad, y acabaremos creando un adulto que nunca se queda satisfecho cuando come por lo que aumentaremos el riesgo de desarrollar en la edad adulta sobrepeso, obesidad e incluso trastornos por atracón. 

alimentacion saludable obligar a comer

8. Mantener un correcto hábito de descanso. 

Dormir bien al igual que llevar una alimentación saludable es un hábito que se puede aprender y mejorar. ¿Cómo lo podemos hacer?

  • Evitar actividades muy activas (tanto física como mental y/o emocionalmente) en las últimas horas del día. 
  • Cenar siempre a la misma hora evitando comidas copiosas, refrescos con cafeína o teína y chocolate. 
  • El dormitorio debe estar oscuro, no muy caluroso y con un ambiente tranquilo (podemos ayudarnos con música suave y relajante)
  • Restringir el uso de pantallas a última hora del día. 
  • Acostarse y levantarse siempre a la misma hora. 

9. Tener una vida activa en familia. 

Uno de los principales obstáculos para los padres en el día a día es la falta de tiempo (el trabajo, los nuevos proyectos, las tareas del hogar, la compra…) que, en muchas ocasiones, impide disfrutar de lo verdaderamente importante, los hijos y al final acabamos ofreciendo alternativas sedentarias en casa para mantenerlos entretenidos. 

Por eso es el momento de pasar a la acción disfrutando juntos con diferentes actividades:

  • Dar un paseo en bici o patinete.
  • Organizar una excursión por la montaña.
  • Ir caminando a la escuela o instituto.
  • Acompañarlos a actividades deportivas: baloncesto, futbol, tenis, natación…
  • Practicar running.
  • Jugar al vóley en la playa

Es fundamental fomentar una educación que tenga como base la práctica de actividad física constante y no esporádica, convirtiéndolo en un hábito de vida.

10. Enseñarlos a valorarse, quererse y respetarse. 

Sin duda este es el mejor regalo que podemos ofrecerle y el mejor hábito de vida tanto para ellos como para su entorno. 


Autor: María Dolores Funes Caño, Dietista-Nutricionista (Nº Col: AND609)

www.clendi.com / info@clendi.es



¿CÓMO ES LA ALIMENTACIÓN EN LAS EXCURSIONES DEL COLEGIO?

Cómo es la alimentación en las excursiones del colegio

Los nervios la noche anterior, las ganas porque llegue la hora de despertar. La impaciencia por levantarte, asearte y prepararte para desayunar. Todo, para que llegue cuanto antes el momento de partir hacia la excursión que llevas esperando desde hace tiempo.

Quién de nosotros no ha vivido una situación similar en algún momento de su vida. Los niños, a menudo como parte de la opción multidisciplinar e integradora de la educación acuden a actividades en las que, desde una perspectiva pragmática, pueden apreciar los conocimientos que han ido adquiriendo a lo largo de meses.

Y bien, resulta atractiva porque supone una ruptura de la continuidad que se viene sucediendo. Un cambio de rutina en la que se sale del centro, se convive con compañeros de otros grupos y cursos, e incluso de otros colegios y ciudades.

Todo ello, supone una sensación de satisfacción en el alumno, que con el tiempo creará una asociación, desde una perspectiva psicológica, en la que se genera bienestar y placer ante el planteamiento de este tipo de actividades.

Pero es desde ahí, donde los niños pueden llegar a asociar excursiones y ocio con ciertos alimentos que están presentes en sus mochilas en dichas actividades.

¿Una excursión supone una situación en la que haya que variar la rutina alimentaria de un día normal? ¿Se debe alterar el tipo de alimentos que se consumen? ¿Es una actividad festivo-lúdica en la que debemos dar “caprichos”?

Desde estos planteamientos se va a tratar de analizar las circunstancias que se dan en estas salidas.

¿CUÁNTA COMIDA LLEVAR?

Happy young children enjoying trip

Si se trata de una actividad con el mismo horario lectivo, ¿tiene sentido llevar más cantidad de la que se suele llevar al colegio?

Bajo una perspectiva práctica: no. Se podría llevar el mismo desayuno que normalmente se lleva al colegio, puesto que el tiempo que va a transcurrir es el mismo. No obstante, si el tipo de actividad que se fuera a realizar es moderada o intensa, se podría optar por otro tipo de desayuno que complete o complemente ese aporte energético. Lo preocupante, es que los alumnos llevan la mochila cargada de comida y bebida cuando realmente esto, a priori, es innecesario.

¿HAY QUE COMERSE TODO?

Ahora bien, partimos de que ya llevamos más de lo necesario, ¿debo terminar todo lo que me han echado?

No. No debemos ofrecer a los niños una oportunidad para comer y comer, sino que debe prevalecer el sentido común y la educación que se haya ofrecido en cuanto a comer lo necesario y no todo lo que pueda.

Existe un pensamiento por parte de los niños en aprovechar una situación especial para atiborrarse con todo aquello con lo que han cargado su bolsa. Esto es peligroso puesto que una excursión es un evento especial, pero no por ello ha de asociarse con alimentarse más o mal.

Y esto en parte es debido a que el desayuno que se lleva al cole es bastante distinto al que se pueda llevar a la excursión. La presencia de bebidas azucaradas y refrescos, snacks, bollería, además de dinero para “caprichos” es bastante común. Frente a esto, la presencia de frutas, frutos secos o lácteos en el recreo.

Todo esto unido al deseo de los padres a complacer a los pequeños ante una situación especial, que en parte va mermando en la mentalidad de los más pequeños, asociando distinto a dejar de lado sus hábitos.

Cómo son los alimentos en las excursiones del colegio

¿QUÉ OPCIONES LLEVAR?

Ante todo esto, ¿cuál sería la mejor alternativa?

Existen multitud de posibilidades en cuanto a la sustitución de alimentos poco saludables, por otros realmente nutritivos y más respetuosos con la salud, pero la principal alternativa es la educación. Una salida escolar no supone modificar hábitos alimenticios, pues estos deben perdurar. Hay que tratar de extraer la importancia de mantener conductas saludables en todo tipo de situaciones más allá del tipo y temática, puesto que lo que prevalece es el bienestar de la persona y ello, solo es alcanzable si se asumen ciertos hábitos que favorezcan una alimentación variada y saludable acompañados de actividad física.

Por parte de los padres, se debe valorar el tipo de actividad que se va a realizar para elegir entre las distintas opciones. Por parte de los docentes, sería beneficioso tener capacidad para aconsejar a las familias y a los propios niños, no solo en ocasiones puntuales, sino de manera continua. Y ello, solo es posible si existe formación. Estamos ante un serio problema, y las escuelas son herramienta fundamental para poder redirigir el camino, de manera comprometida y sostenida en el conocimiento.

Autor:  Francisco Jesús Pecero (@frunning12) . Profesor de primaria de Educación Física y Ciencias del Deporte; y profesor de Primaria de Audición y Lenguaje.

¿Te gustaría mejorar la formación sobre alimentación de los docentes de tu centro o el de tus hijos? 

POR UN DÍA NO PASA NADA, ¿EN SERIO?

Pues si esta frase que sale tantas y tantas veces de nuestra boca, fuera cierta, la verdad es que no pasaría nada, nada de nada. Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que decimos el “por un día no pasa nada” casi cada día de nuestra vida y ahora que llega el verano esto se agrava, y mucho con la alimentación infantil.

Y ¿porqué se agrava? Pues porque no pasa nada si se comen un helado en la playa, no pasa nada si se comen unos gusanitos en el parque cuando volvemos de la piscina, no pasa nada si llevamos refrescos para beber con tanto calor…… Pero si que pasa algo cuando vamos a la playa cada día, a la piscina más de lo mismo y por supuesto, estamos en verano, hace calorcito cada día e incluso cada noche.

Así que lo primero para controlar estas situaciones sería parar, STOP. Ser críticos y conscientes de cuántas veces empleamos esta expresión, u otras similares, y después ya podemos empezar a actuar.

EL AZÚCAR ESCONDIDO

Si resulta que repites esta expresión cada día, ¿sabes cuales son las consecuencias para tus hijos? Vamos a poner un ejemplo concreto para que sea más fácil de entender la situación: para merendar en la piscina un helado comercial en un niño de 8 años. ¿Qué supone esto para su salud?

Supone ingerir una media de entre 11 y 20 gramos de azúcares libres. Acompañados de grasas de muy baja calidad, harinas refinadas y gran cantidad de aditivos. Y podéis pensar, pues tampoco es tanto azúcar. Supongo que si solo fuera el del helado de la merienda no sería tanto, el problema es que hay que sumarle:

  • El cacao soluble del desayuno.
  • Las galletas o cereales del desayuno.
  • El zumito.
  • El par de yogures azucarados de la comida y la cena.
  • El de la crema de cacao del bocata.

Y así una larga lista. Que además va a depender de lo que se coma al mediodía y a la cena, y de la cantidad de ultraprocesados que se empleen en el hogar. Esto nos conduce a patrones como los que vemos en la siguiente imagen.

Consumo de azúcar en niños por sinazucar.org
Foto de sinazucar.org

Esta imagen de sinazúcar.org nos indica el azúcar medio que consume un niño de forma diaria. Lo que extrapolado a todo el año supondría que un niño se consume una media de 32Kg de azúcar al año. ¿Os sigue pareciendo que no es tanto?

CONSECUENCIAS PARA LA SALUD

¿Qué consecuencias tiene eso? Pues la mayoría de la población no las ve de forma evidente, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo tiene muy claro y ha indicado que los 3 problemas más importantes son: obesidad, diabetes tipo 2 y caries.

  • ¿Cuántos niños empastan dientes de leche? Y no, no nos vale echarle la culpa siempre a la genética o a que no se lavan los dientes.
  • ¿Cuántos niños con 12 años están diagnosticados con Diabetes tipo 2? Aquí sí que la genética está descartada, si no sería una diabetes tipo 1. El aumento en las tasas de sobrepeso y obesidad infantil está provocando que esta patología que antes se denominaba “del adulto” cada vez se diagnostique a edades más tempranas.
  • ¿Cuántos niños y niñas españoles tienen un exceso de peso? Pues por decirlo muy resumidamente, aproximadamente el 40% de la población infantil. Esto es que 4 de  cada 10 niños/as tienen problemas de sobrepeso u obesidad.

Quizás si miramos esta expresión desde el punto de vista de la salud, nos damos cuenta de que “por cada día si que pasa algo”. Que la salud de nuestros niños es un bien muy preciado y que nosotros como adultos somos los responsables de educarlos también en alimentación.

ALTERNATIVAS SALUDABLES

Es verdad que en ocasiones puede parecer una tarea difícil, incluso imposible, pero con buenas recomendaciones y herramientas todo es posible. Así que vamos a proponeros unas ideas para este verano:

  • Fruta, mucha fruta fresquita. Esta opción nos vale para la playa, para el parque o para la piscina. Solo hay que pasar por la frutería y coger un buen melón, ya tenemos una merienda saludable, dulce y adaptada a todos los públicos. Y además les aportará una dosis de hidratación para sobrellevar el calor.
  • Helados de fruta. Si queréis de vez en cuando se pueden hacer helados con fruta congelada. Eso tampoco quiere decir que se deban de consumir a diario ni que puedan sustituir a una pieza de fruta. Tenéis opciones muy buenas en el ebook de helados saludables de nuestras compañeras de Tú Menú Saludable.
  • Yogur natural entero (sin azúcar) o kéfir con fruta congelada o fresca. ¿A quién le apetece un buen yogur natural con frambuesas, arándanos, almendra y canela?
  • Agua, mucha mucha agua. Cuando existe sed, el agua debe de ser la bebida escogida para saciarla.

Si te preocupa la salud de tus peques, y quieres que se conviertan en adultos sanos, hay que ser crítico, analizar la situación e intentar mejorarla en la medida de lo posible. Cualquier cambio, por pequeño que sea en mejor que nada. Y no te pierdas nuestras publicaciones en redes y todos los recursos que tenemos en nuestra web.


GUÍA PARA UNA MERIENDA SALUDABLE

Hoy queremos centrarnos en un tema que a los papás y mamás os preocupa mucho, y que tratamos habitualmente en consulta, ¿qué le doy de merendar?.

En primer lugar, la merienda no es una comida inquebrantable para los niños. Si tienen hambre la merienda ha de ser saludable, y si no tienen hambre no es necesario que merienden. Ningún niño que tenga comida a su alcance va a morirse de hambre, así que papás y mamás, tranquilos. Estamos en un momento y en una sociedad en la que, existen enfermedades por comer en exceso y mal, pero no por no comer.

¿Y por qué es tan importante que la merienda sea saludable? Porque de la alimentación del niño, depende la salud del futuro adulto. El consumo de azúcar es la principal motivo de sobrepeso y obesidad en el mundo. Además, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades metabólicas, enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de muerte mundial y aumentan el riesgo de cáncer. De hecho, recientemente, la Asociación Americana de Cardiología ha catalogado como epidemia a las enfermedades causadas por el consumo de azúcar, ya que se relaciona directamente con riesgo de padecer diabetes, hipertensión, ataques cardiacos…

Si echamos la vista atrás, cuando nosotros éramos niños, ¿qué merendábamos ?Probablemente la mayoría coincidiréis con nosotras en que en las meriendas siempre incluían fruta, algún bocadillo (casi siempre de embutidos, eso sí), yogures…

LA MERIENDA ACTUAL

Pero ¿qué meriendan ahora nuestros peques? Solo hace falta fijarse en qué hay dentro de las papeleras a las salidas de los colegios o de un parque infantil, prácticamente lo único que se ve son envoltorios de bollería industrial, de galletas (que son bollería, os remendamos que comparéis la etiqueta de unas galletas con la de cualquier otro producto de bollería), lácteos azucarados (que siempre son semidesnatados y repletos de azúcar) ¿pero cuantos restos de fruta se ven?

Papeleras de colegios y parque infantil. Meriendas nada saludables

Muchas veces en nuestras consultas escuchamos eso de “es que, si no le doy eso, no come nada”. Pues es mucho mejor que no coma nada a que coma un producto lleno de azúcar, grasas saturadas e hidrogenadas y harinas refinadas porque, además, ningún niño pasará hambre teniendo comida a su alcance. Cuando pasan sin comer es porque saben que después de eso les ofreceremos algo que les parece más apetecible.

Por ejemplo, un niño que desayuna leche con cacao soluble y galletas, toma a media mañana un lácteo azucarado y cuando llega a casa tiene algo de comer que no le entusiasma demasiado… ¿para qué se lo va a comer si sabe que de postre o a la merienda volverá a tener lo que él quiere? Pero lo importante de esto es ¿por qué los niños prefieren eso? Pues porque es lo que les ofrecemos los padres. Cuando una persona está acostumbrada a comer ultraprocesados de forma habitual, su paladar se acostumbra a un sabor dulce y salado mucho más alto del que tienen los alimentos de forma natural.

¿CÓMO ES UNA MERIENDA SALUDABLE?

Una merienda saludable debe de contener frutas, frutos secos, hidratos complejos, proteínas… pero siempre de buena calidad. ¿Y cómo se los ofrezco para que estén ricos?
¡Nosotras os damos las alternativas!

-Fruta troceada o entera, mejor de cercanía y de temporada. Se puede añadir un poco de chocolate del 85% fundido.

-Bocadillo de pan integral con: queso y tomate, mantequilla de cacahuete y plátano, crema de avellanas y cacao casera, aguacate y fresas, tomate y bonito, rúcula y queso de cabra.

-Yogur natural con fruta fresca (fresas, plátano, kiwi, frambuesa,…), frutos secos, chocolate 85%, coco,…

-Yogur con manzana o pera asada (o al microondas) , canela y harina de almendra.

-Helados de yogur y fruta

-Polos de fruta

-Plátano o manzana con crema de cacahuete

-Batido de yogur, fresas y arándanos

Muchas veces, en consulta, nos decís “es que si le doy eso no lo va a querer” ¿se lo hemos ofrecido alguna vez? Y lo más importante ¿nosotros comemos esos mismos alimentos de forma habitual delante de ellos? Los niños funcionan por imitación y si queremos que ellos coman sano, debemos de ser nosotros los primeros en hacerlo.

El cambio nos puede llevar cierto tiempo, no es algo inmediato que se puede cambiar de la noche para la mañana. Pero os dejamos algunas alternativas que os permitirán hacer ese cambio de forma más gradual y sencilla en el siguiente link.

¿saludable o no?

No se trata de prohibir a los niños ningún alimento o producto, sino de no ofrecérselo y de mostrarles que habitualmente en casa, se come saludable.

ALIMENTACIÓN EN EL EMBARAZO

A estas alturas ya todos sabéis que la alimentación de nuestros peques es lo que más nos importa en NutriColes. Pero en un momento tan importante como el embarazo, ¡Cómo no nos íbamos a preocupar también por la alimentación y salud de las mamás!

En este post queremos guiaros a las futuras mamis. Ser de ayuda sobre qué comer para disfrutar de estos nueve meses con salud y bienestar. Algunas de nosotras ya hemos pasado por esta maravilla más de una vez. Por ello, y junto con la evidencia científica y clínica de la que disponemos, también os contaremos en primera persona cómo nos afecta la alimentación (para bien y para mal).

¿CUÁNTO TENGO QUE COMER?

¿Hay que comer por dos? Quizás, este sea el mayor mito con el que nos encontramos en torno a la alimentación en el embarazo. Pero la respuesta es sencilla y rotunda: No.

Para empezar, debemos tener  claro que durante el embarazo no hace falta comer por dos. Además, tampoco es el momento más idóneo para permitirnos comer productos basura. Productos que en muchos casos, antes, por “guardar la línea” evitarías. ¿Por qué? Pues porque la salud del bebé depende en gran medida de lo que la mamá ingiera. Por lo tanto, todos los productos ricos en azúcares, harinas refinadas, grasas de mala calidad… y por supuesto el alcohol (también las cervezas 0,0% y el vino), deberían estar fuera de nuestra dieta.

Otro mito extendido es pensar que si la futura mamá no satisface un antojo el niño nacerá con una mancha o algo similar. Tampoco es cierto ni tiene ningún sentido ni fundamento.

Es cierto que existe un ligero aumento en los requerimientos energéticos, sobre todo a partir del sexto mes. Pero en la mayoría de los casos se compensa solo. Esto es porque en nuestro país, la mayor parte de la población cubre de sobra sus necesidades energéticas. Por otro lado, la propia mamá lo compensa comiendo más de manera inconsciente (lo ideal sería que fuera a través de alimentos saludables). A eso se suma a que habitualmente muchas gestantes llevan un estilo de vida bastante sedentario que también reduce el gasto de energía extra. Así que como ves, teniendo en cuenta esto no es cuestión de comer el doble ni forzarse a ello.

Por lo tanto, no tiene sentido que hagamos malabarismos con cálculos de calorías y gramos. Nuestra recomendación es que te guíes por el sentido común. Que comas en función de tu apetito, eligiendo alimentos reales y saludables. Las carnes procesadas, las galletas y el chocolate por ejemplo, no son adecuados para formar parte de nuestra alimentación. Y mucho menos, durante el embarazo. Muy contrario a lo que a veces se cree, ya que muchas mujeres lo ven como el momento ideal para “soltarse la melena” a base de productos insanos.

Además, si en un estado fisiológico normal ya sobran las razones para cuidar de nuestra alimentación, durante el embarazo todavía más. Si normalmente no te atiborras a helados o bollería, ¿para qué  hacerlo estando embarazada, si la salud del bebé depende en gran parte de ello?

Queremos dejar claro que durante estos 9 meses, tampoco es el momento de reducir severamente calorías y ponernos a dieta. De ser así, también puede afectar al desarrollo del feto. Es importante dejar de relacionar la comida con los kilos. En otras palabras, empezar a relacionarla con la salud y el bienestar, tanto físico como psicológico.

¿CÓMO REDUZCO LAS MOLESTIAS?

Durante el embarazo se producen cambios y molestias que podemos mejorar con la alimentación:

  • Para facilitar las digestiones y evitar los ardores es imprescindible que comas despacio, como mínimo en 20 minutos y que no comas si no sientes hambre real. ¿Sabes si cuando comes tienes hambre de verdad o no? Piensa en dónde localizas la sensación de hambre, ¿en la barriga o en el estómago? La primera es el hambre real y la segunda hambre emocional.
  • Puede ayudarte realizar 5-6 comidas al día, en función de tu apetito.
  • Para disminuir la sequedad bucal puede aliviarte beber suficiente agua (déjate guiar por tu sensación de sed). Evita la ingesta de alimentos salados y dulces, y mastica alimentos duros (como la zanahoria cruda), que aumentan la producción de saliva.
  • Contra la retención de líquidos es esencial mantenerse hidratada y evitar los productos altos en sal (aperitivos salados, fast food, precocinados…)
  • Para evitar el estreñimiento, una vez más es importante beber suficiente agua, escoger alimentos ricos en fibra y mantenerse activa.
Embarazada con manos en forma de corazón

ALIMENTOS IMPRESCINDIBLES

¿Qué alimentos no deben de faltar durante el embarazo?

  • Ricos en ácidos grasos esenciales:  pescados azules, frutos secos, semillas…
  • Ricos en hierro: carnes y pescados, legumbres y vegetales de hojas verdes, siempre acompañados por frutas, ya que son ricas en vitamina C, y ésta aumenta la absorción del hierro.
  • Alimentos ricos en ácido fólico: cereales integrales, vegetales de hojas verdes, frutos secos, legumbres y yema de huevo.
  • Alimentos ricos en yodo: sal yodada (1 cucharadita de postre al día), pescados, mariscos, frutas como el mango y la manzana, cereales integrales como la avena, hojas verdes como los berros…
  • Los alimentos ricos en fibra: cereales integrales, legumbres, verduras, hortalizas y frutas.

PLATO SALUDABLE

¿Y cómo equilibramos y llevamos a cabo todo esto? Pues muy fácil, siguiendo el método del plato saludable en las comidas principales:

  • Cómo mínimo la mitad de nuestro plato serán los vegetales y las frutas. Lo ideal es que una vez al día sean vegetales crudos (bien lavados y desinfectados) y siempre, mezclando colores.
  • Un cuarto de nuestro plato lo ocuparán las proteínas, equilibrando las proteínas vegetales (legumbres, semillas y frutos secos) con las proteínas animales (carne, pescado, lácteos y huevos) a lo largo de la semana.
  • Un cuarto del plato serán los hidratos de carbono de absorción lenta: cereales integrales, patata, yuca y boniato cocidos o asados.
  • El postre ideal siempre es la fruta y el agua nuestra bebida.

DESCARGA GRATUITA

Recuerda que esto son recomendaciones generales. Por lo tanto, tu embarazo tiene que estar siempre guiado y supervisado por un profesional sanitario. Además los dietistas – nutricionistas te podemos ayudar a personalizar y mejorar tu alimentación.